Anticonceptivos sorprendentes, que no fiables

Hace unas semanas uno de mis seguidores me propuso que preguntase en la #sexpregunta se la semana sobre anticonceptivos que, siéndolo verdaderamente o no, utiliza la gente. Me gustó la idea y os pregunté por ello la semana pasada pero parece que no gustó mucho porque…¡no participásteis casi nada! 🙁 No obstante, aquí van las ideas obtenidas:

 Hoy toca sabiduría popular! Qué métodos anticonceptivos o de detección del embarazo «tradicionales/caseros» conocéis? ‪#‎sexpregunta‬ ‪#‎cultura‬

  1. Método ogino o método del ritmo: son métodos anticonceptivos naturales utilizados aún hoy por hoy cuya efectividad depende de la exactitud del ciclo menstrual femenino (muy variable en la mayoría de las mujeres) y, por ello, se consideran poco fiables.
  2. Lavarse, hacerlo en el agua, orinarse y/o la eyaculación femenina: nada de esto sirve, está totalmente demostrado. Además, las duchas vaginales no solo no sirven para nada sino que van en contra de la salud y la higiene íntima femenina.
  3. Hacerlo de pie: la teoría absurda es que «los espermatozoides no trepan»…vamos a imaginarnos que sí lo hacen y dejar de jugárnosla. En cualquier postura las probabilidades de embarazo son las mismas:
  4. La espuma de la orina: ésta nunca la había escuchado y un seguidor la explicaba así «se supone que si cuando orinas se crea una pequeña espuma en el inodoro es porque estás embarazada». Sería más bien un test de embarazo nada fiable.
Preservativos fabricados con piel de cerdo. Imagen del periódico 20 minutos
Preservativos fabricados con piel de cerdo. Imagen del periódico 20 minutos

Otros de los anticonceptivos utilizados a lo largo de la historia y que, desde ya, os pido por favor que no utilicéis y no os los creáis (por mucho que tu amiga «la experimentada» diga que a ella le funciona) son:

  • La virginidad: muchos siguen creyendo que la primera vez que «lo haces» no implica riesgos ¡¡FALSO!!
  • Saltar y/o practicar deporte después de tener la relación: para nada, solo te servirá para quemar unas calorías extra.
  • La marcha atrás o eyacular fuera: si es cierto que reduce un poco las posibilidades pero la cantidad de embarazos que existen gracias a este método son muchísimos ¡no te la juegues!
  • Hacerlo durante la menstruación: otro error habitual que está relacionado con los «anticonceptivos naturales» Durante la menstruación también existen riesgos, menos que en otras fases del ciclo menstrual, pero en el caso de las hembras humanas ¡Existen!
  • Introducir objetos dentro de la vagina: Miles de años antes de Cristo ya se han encontrado consejos como introducir excrementos de animales, miel, etc. ¡No te asustes! Tiene su lógica, provocar una pequeña infección hace que el embarazo sea imposible, el problema es que controlarla nos resulta imposible…(salvo que utilicemos un DIU, claro)
  • Poner los testículos del hombre a remojo en agua casi hirviendo: los espermatozoides solo tienen movilidad si su temperatura es menor a la corporal, por eso los testículos están «colgando» y no pegados totalmente al cuerpo del hombre. No es un método fiable porque ¿quién nos lo asegura? y, por supuesto, los efectos secundarios con esta práctica a largo plazo son evidentes: esterilidad.

De RPP Noticias copio literalmente sus propuestas de otros 9 «descabellados métodos anticonceptivos en la historia»

  • Agua del herrero: en la antigua Grecia corrió la idea de que si las mujeres bebían el agua que los herreros usaban para enfriar los metales no quedarían embarazadas. Ocurre que el plomo las dejaba estériles o las mataba (un método anticonceptivo fiable, eso no se puede dudar)
  • Mercurio caliente: en el texto Sun SSu Mo se lee que las mujeres en la antigua China tomaban mercurio caliente y aceite con el estómago vacío para evitar el embarazo o causar un aborto. Naturalmente, esta práctica era muy peligrosa. Hasta lo que yo sé, también se ha utilizado habitualmente en hombres con terribles consecuencias, por supuesto.
  • Estornudo anticonceptivo: el médico romano Sorano de Éfeso –padre de la ginecología– recomendó a las mujeres durante el siglo II d.C. ponerse en cuclillas y estornudar después de una relación sexual para evitar la concepción. En el caso de las más fértiles, les decía que no quedarían embarazadas si saltaban siete veces lo más alto posible. (Aquí tenémos al simpático que corrió la voz…)
  • Papel de bambú: en Asia se bañaba el papel de bambú con una sustancia ácida y se introducía en la vagina antes del acto sexual. En el Mediterráneo ocurría algo muy parecido, las mujeres usaban el ácido del limón como espermicida. ( Un procedimiento, como véis, parecido al de introducir objetos)
  • Testículo de comadreja: durante la Edad Media en Europa se creía que amarrar los testículos de una comadreja en la pierna de la mujer evitaba su embarazo. (Normal, ¡cualquiera se atrevía a acercarse, qué asco!)
  • Ano de una liebre como amuleto: en la Edad Media se creía mucho en los amuletos para evitar la concepción. Uno de ellos consistía en una especie de corona hecha con el ano de una liebre. (¡PUAG!)
  • Esponjas: para los seguidores del Talmud, libro de discusiones rabínicas sobre las leyes, tradiciones, costumbres, leyendas e historias judías, las esponjas de mar fueron por mil años unos buenos anticonceptivos. Las esponjas se siguen utilizando hoy por hoy como método higiénico para la menstruación de la mujer, pero no son un anticonceptivo fiable.
  • Condones de piel: por el siglo XVII, los condones estaban hechos con piel animales. De esa manera se evitaba la concepción y contraer enfermedades como la sífilis. Mucho antes, los romanos inventaron los preservativos de intestinos de cerdos bañados en leche. También hay datos de condones de concha de tortuga y cuernos. Mucho después iniciaría la producción del preservativo de látex, sin duda más efectivo.
  • Baños vaginales de Coca-Cola: en los años 50 se habló mucho del uso de la bebida gaseosa para baños vaginales. Más allá de la soda, las duchas vaginales no son métodos eficaces. En el antiguo Egipto, las mujeres de la realeza realizaban similar práctica con un juego extraído de las plantas de cicuta o té verde. Por cierto, este método vuelve a «estar de moda»…¡hay que estar tontos!

Espero que os guste este post y que os ayude a poder defender con buenos argumentos la ignorancia y las falsas creencias con respecto a los métodos anticonceptivos y los riesgos de embarazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Le informamos que los datos solicitados en el formulario (nombre y dirección de correo electrónico e Ip desde donde se conecta) son tratados por Nayara Malnero Suárez con la finalidad de publicación, gestión y administración de los comentarios, de acuerdo con el Art.6-1b) RGPD, porque consiente . Todo comentario será revisado antes de su publicación, y su dirección electrónica no se publicará. Asimismo quedará registrada la ip desde donde se realiza el envío.

Los datos proporcionados se conservarán durante un año desde la publicación. Asimismo no se cederán a terceros excepto por obligación legal. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación o supresión, limitación del tratamiento, oposición, y portabilidad mediante escrito a la dirección arriba indicada, adjuntando copia de su NIF e indicando el derecho que desea ejercer. Nayara Malnero Suárez, le informa del derecho a reclamar ante la AGPD.

El usuario mediante el envío del comentario admite haber leído y aceptado la política de privacidad de la web que se encuentra a pie de páginahttps://www.sexperimentando.es/politica-de-privacidad.