El sorprendente vínculo entre la adicción al sexo y la adicción al juego

La adicción a los juegos de azar y la adicción al sexo son dos adicciones conductuales enmarcadas en la adicción a la esperanza.

La existencia de adicciones conductuales sigue siendo un tema controvertido entre los expertos en adicciones. Mientras que algunos argumentan que los comportamientos problemáticos exhibidos por las personas con adicciones conductuales imitan estrechamente el comportamiento de los adictos a las drogas y al alcohol, otros sienten que las llamadas adicciones conductuales como la adicción al sexo y la adicción a los juegos de casino entre otros juegos adictivos, no son realmente adicciones, sino simplemente malos hábitos. Sin embargo, cuando observamos las características de varias adicciones conductuales una al lado de la otra, parecen haber síntomas compartidos y similitudes de personalidad que los unen.

Pulsera AVA, ayuda para quedarte embarazada

A continuación, veremos más de cerca dos de los tipos más comunes de adicción al comportamiento, adicción sexual y adicción al juego, para resaltar cuán similares son realmente.

Ofertas Sexperimentando

Primero tenemos que saber exactamente que es la adicción.

La adicción puede definirse como una compulsión servil al placer y una actividad en busca de satisfacción emocional, comodidad y seguridad. La adicción al sexo comparte una serie de similitudes con los problemas que presenta el juego problemático o adicción al juego. Cada una de estas adicciones ofrece la perspectiva inmediata de la regulación del estado de ánimo y el alivio emocional. También hay un tipo de juego previo mental que alimenta el comportamiento compulsivo que puede resultar seductor y convincente para las personas en busca de consuelo emocional ya sea a través del sexo o del juego.

 

Síntomas comunes de la adicción al juego y la adicción al sexo

Los hallazgos recientes publicados en la revista «Psicología integral» parecen indicar que la adicción sexual y la adicción al juego tienen más en común de lo que se creía anteriormente. Un estudio dirigido por el Dr. Joseph M. Farré del Hospital Universitari Quirón Dexeus en Barcelona, ​​España, se propuso encontrar las similitudes y diferencias en las personalidades de quienes padecen los dos tipos de adicción.

Los resultados del estudio de Farré indican que no hay diferencias estadísticamente significativas entre los adictos al sexo y los adictos al juego cuando se trata de sus características de personalidad autoinformadas. Después de completar un cuestionario de autoevaluación, ambos grupos mostraron puntuaciones similares para todos los síntomas siguientes:

  • Ansiedad
  • Depresión
  • Sensibilidad
  • Obsesión-compulsión
  • Ansiedad fóbica
  • Ideación paranoica
  • Psicotismo

Los dos grupos no solo mostraron patrones de síntomas similares, sino que la intensidad de sus síntomas también fue casi idéntica.

 

Comportamientos comunes de la adicción al sexo y al juego

En la superficie, la adicción al juego y la adicción al sexo no parecen compartir muchas similitudes, pero sus efectos en la vida del adicto son bastante parecidos. La emoción de la actividad sexual y el suspenso de apostar dinero producen un poderoso “subidón”.

La adicción al sexo y la adicción al juego a menudo hacen que sus respectivos adictos lleven una doble vida secreta, ocultando el alcance de su comportamiento compulsivo a amigos y familiares. El comportamiento adictivo también se vuelve altamente ritualizado. Un adicto al juego no solo es adicto a la emoción de ganar, y un adicto al sexo no es adicto únicamente a la sensación del orgasmo. Más bien, todo el proceso, desde el principio hasta el final, es lo que se vuelve adictivo, por lo que las adicciones de comportamiento también se conocen como adicciones al proceso. La emoción de la conquista y la adicción a la esperanza es lo que los mantiene regresando por más.

Dopamina y adicción al comportamiento

Las similitudes entre los síntomas de la adicción al sexo y la adicción al juego se pueden atribuir a su efecto común sobre el neurotransmisor dopamina. Cada vez que alguien experimenta placer, el cerebro libera dopamina. En el caso de la mayoría de las personas sanas, esta respuesta sirve para reforzar comportamientos que son beneficiosos para la supervivencia.

Los adictos al comportamiento, por otro lado, tienen una relación poco saludable con la dopamina. Un jugador compulsivo perseguirá constantemente el subidón fugaz de ganar en la mesa de Blackjack o en la ruleta, y un adicto al sexo buscará compulsivamente el subidón que da el placer de un encuentro íntimo. Si bien los comportamientos adictivos pueden parecer diferentes en la superficie, tanto la adicción al juego como la adicción al sexo son manifestaciones de una anormalidad en el sistema de recompensa y placer natural del cerebro.

Comorbilidad

La concurrencia de dos o más adicciones se denomina comorbilidad y es muy frecuente, y viene a apoyar la teoría de que las adicciones no son sino vías de escape a conflictos no resueltos. Por lo general, se han encontrado casos en donde los adictos al juego también son adictos al sexo y esto sucede porque se busca una misma via de escape para los mismos problemas de insatisfacción.

 

Conclusión

Los expertos que tratan las adicciones conductuales han reconocido durante mucho tiempo la conexión entre la adicción al sexo y el juego. De hecho, muchos de ellos han observado que las dos adicciones a menudo se superponen, lo que resulta en personas que padecen adicción al sexo y al juego al mismo tiempo.

Al comprender mejor el hilo conductor que atraviesa estas dos adicciones conductuales, podemos comenzar a abordar el tratamiento de una manera más efectiva.

El tratamiento para estas dos adicciones se basa en los mismos medicamentos recetados para los obsesivos compulsivos, en sesiones de terapia y también en terapia de grupo.

La terapia tanto individual como de grupo, ayudará al adicto al sexo o al adicto al juego a confrontar los sentimientos de ‘aquí y ahora’ al crear un lugar seguro para discutir sus problemas y heridas emocionales pasadas. La adicción al sexo y al juego puede resultar como cambios de humor inmediatos, por lo que con bastante frecuencia las personas adictas buscan evitar sentimientos incómodos por medio del juego o el sexo. Lidiar con tales sentimientos es un desafío, pero en última instancia resultará muy gratificante y se podrá controlar la adicción o adicciones. Aprender a dominar los sentimientos difíciles puede ser enormemente transformador y puede conducir a una vida nueva sana y empoderadora.

Jugueteria Erotica Sexperimentando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Le informamos que los datos solicitados en el formulario (nombre y dirección de correo electrónico e Ip desde donde se conecta) son tratados por Nayara Malnero Suárez con la finalidad de publicación, gestión y administración de los comentarios, de acuerdo con el Art.6-1b) RGPD, porque consiente . Todo comentario será revisado antes de su publicación, y su dirección electrónica no se publicará. Asimismo quedará registrada la ip desde donde se realiza el envío.

Los datos proporcionados se conservarán durante un año desde la publicación. Asimismo no se cederán a terceros excepto por obligación legal. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación o supresión, limitación del tratamiento, oposición, y portabilidad mediante escrito a la dirección arriba indicada, adjuntando copia de su NIF e indicando el derecho que desea ejercer. Nayara Malnero Suárez, le informa del derecho a reclamar ante la AGPD.

El usuario mediante el envío del comentario admite haber leído y aceptado la política de privacidad de la web que se encuentra a pie de páginahttps://www.sexperimentando.es/politica-de-privacidad.